10 cosas que aprenderás al visitar Sicilia

“¡No viajes a Sicilia en agosto! ¡Jamás!”, me recomendaba mi amiga Claudia, natural de Cerdeña, residente en Nápoles y viajera empedernida.

Pero viajamos. Mentalizados del calor “similar al de Túnez por su cercanía” (según Claudia, que vivió allí y sabe de lo que habla) que padeceríamos y de la oleada de turismo “in-so-por-ta-ble” que nos esperaría pacientemente para hacer colas para todo.

“Ya Claudia, pero son los días que tenemos… intentaremos volver en otra ocasión”, le contesté a mi amiga, quien entendió las limitaciones y volvió al entusiasmo de transmitirnos lo in-cre-i-ble-men-te bien que comeríamos.

Y así fue. Todo.

¿Qué vas a aprender cuándo viajes a Sicilia además de no planear tu viaje en agosto y que vas a comer de maravilla? Aquí mismo te lo cuento:

  1. Que ser turista puede ser opcional.

¿A qué me refiero con esto? a que habrá un montón de lugares ineludibles que querrás visitar por su admirable belleza. ¡Claro! cómo las miles de personas que piensan exactamente igual que tú. Osea, los otros turistas. Entonces, basta con equiparse para ser uno más del pelotón: tu agua, tu cremita protectora, tu sombrero para el sol, tus tickets y tu móvil con la batería al 100% para tomar todas las fotos. Te unes al enemigo, respiras hondo y disfrutas de esas maravillas que te reserva Sicilia, a ti, como al resto del mundo: el centro de Taormina, la playa Isola Bella, el Teatro Antico, Cefalú, la excursión en barco para ver las Islas Eolias, y Stromboli el volcán submarino que lanza una erupción de lava cada diez minutos.

Organizas tus días para vivir las experiencias con la máxima filosofía y, ya puestos, como el más puro de los turistas. ¡Qué tendrán que envidiarle los japoneses a una panda de españoles activando el flash de su smartphone para iluminar la roca más lejana!

centro de Taormina.jpg

2. Que ser viajero puede ser tu mejor decisión.

Para esto sólo falta un poco de creatividad. Google te da cientos de resultados sobre los restaurantes más recomendados o los rincones que no debes perderte, según las opiniones o los algortimos más convenientes para ti. Vale. Esa es la forma más cómoda y eficaz de viajar para los turistas. Pero, ¿Qué tal si buscas a un lugareño que te cuente cómo es la común vida del común siciliano? Entonces tus vacaciones darán un giro de 180º y hallarás lugares insospechados y con mucha menos gente. Bueno, con los habitantes del lugar.

3. Los italianos son de la familia.

Y puedo daros un puñado de nombres propios de quienes me despedí el último día con un nudito en la garganta. Empezando por Giusepe y Giovanna, dueño del Hotel Villa Sirina, donde establecimos nuestro campamento base por diez días en Taormina; y la cocinera que servía los desayunos con productos de la tierra y escuchabas por los pasillos entonando canciones mientras trabajaba. De nota.

Maximilian Costa, el fotógrafo de erupciones del Etna e instantáneas cotidianas de la vida italiana. Nos lo encontramos casualmente al pasar frente a su galería. Nos imprimió un mapa de la zona y nos trazó una ruta de pueblos del interior que nos llevaron a la falda sur del Etna y a la zona norte del volcán. Allí pudimos caminar sobre la lava solidificada de una erupción lateral producida en 2002 y sentirnos pequeñitos ante la Naturaleza.

Nos traemos el recuerdo del español con acento siciliano de María Rita, la chica que nos diseñó el viaje a las islas;  de Roberta y su delicadeza en la preparación de nuestra habitación con vistas al mar en el Hotel Tonnara en Cefalú; y del conductor de autobuses con quien charlé en mi italiano de los montes sobre Sicilia en Navidad y la locura turística de la isla.

Tampoco olvidaremos las anécdotas sobre la mafia que nos contaba entre plato y plato el camarero del restaurante que elegimos en la isla de Panarea, ni la increíble atención de la dueña de la pizzería más barata y exquisita de Taormina para salvarnos de la tormenta que se desató en la terraza donde estábamos sentados.

Cefalu playa.jpg

4. Los italianos no temen a la muerte.

Ya habrás escuchado el tópico de lo mal que se conduce en Italia. Nosotros también, sólo que ahora podemos constatarlo con la experiencia propia de la supervivencia en carretera. Lo que pueda describir es poco. Para ellos no hay códigos de circulación: adelantan por ambos lados: hasta lo hacen con los atascos; regulan ellos mismos los accidentes de tráfico y te miran desafiantes mientras se saltan un stop y te toca a ti dar un frenazo en cuesta. De cualquier modo, que esto no os impida alquilar un coche y moveros por la isla. Es una aventura maravillosa.

5. La arquitectura antigua se alza imponente y abandonada en un 80% de la isla.

No hablo de ruinas, que también las hay. Me refiero a los edificios comunes de cada pueblo o ciudad. La mayoría de viviendas, tiendas, edificios públicos o iglesias son de una belleza abrumadora: columnas, cornisas, frisos, esculturas, cúpulas… se descomponen con el paso del tiempo, víctimas de una deprimente decadencia. Otra de las señas de identidad que convierten Sicilia en un destino mágico que te lleva de viaje por el tiempo.

edificios palazzo adriano.jpg

6. Sí. La comida es deliciosa.

Casi es innecesario consultar las recomendaciones de los mejores restaurantes en Tripadvisor para dar en el clavo. Dobla la esquina y si ves una mesa, siéntate en ella. Las posibilidades de que tu pasta, pizza o pescado esté malo son casi nulas. Ni siquiera aceptable. Todo es exquisito. El pistacho es uno de sus ingredientes estrella, así que pruébalo en todas las variantes que te ofrezcan: granita de pistacho, helado de pistacho, dulce de crema de pistacho, pasta con pistacho, pizza con pistacho… ¡Ni lo dudes! Estos son los restaurantes que más nos gustaron a nosotros y que os dejo anotados por si tenéis la oportunidad de ir:

  • Restaurante Sayonara en Giardini Naxos, con vistas a Taormina.
  • Restaurante Paradiso, en Taormina, con vistas a la costa de Gardini Naxos.
  • Osteria da Rita. No llegamos a probar su cocina porque cuando fuimos estaba cerrado por descanso, pero fue el lugar en el que insistió el fotógrafo como el mejor en la preparación de la pasta. Debe ser cierto porque, cuando pasamos en otra ocasión, la cola de gente dificultaba el paso por la calle.
  • Pizzeria Villa Zuccaro. ¡Ojo! Sólo pizzas, pero las mejores que probarás jamás. Te lo aseguro.
  • Restaurante N’amuri en Cefalú. Comerás frente a la catedral y, cuando termines, podrás tomar un dulce típico en cualquiera de las pastelerías de la plaza.

pasta marisco.jpg

7. El cine convierte cualquier paisaje en una historia que puede marcar toda una vida.

La película preferida de Pierre es Cinema Paradiso, por lo que este viaje para él estaba lleno de simbolismo y emotividad, las cuales se fueron desbordando a cuentagotas cuando visitamos la plaza donde instalaron el cine de la película en un recóndito pueblecito del interior de Palermo llamado Palazzo Adriano, o saltamos al agua del Mar Tirreno en Cefalú donde se rodaron otras escenas del film. Del mismo modo, visitamos el restaurante AtaHotel Capotaormina donde se desarrolló una divertida escena de El gran azul, la segunda película que marcó la infancia de mi novio.

578db5be-a64d-420f-b50b-2141149c6ff0.jpeg

También nos tomamos una granita en el mismo bar que lo hace el protagonista de El Padrino II: el bar Vitelli, en Savoca, a pocos kilómetros de Taormina.

8. La historia de la humanidad pervive en asombrosos templos.

Ruinas y playas de ensueño en Agrigento. Fue una visita fugaz que debemos repetir en otro momento con más tiempo y energía, ya que ese día viajamos durante más de 6 horas y las fuerzas estaban al límite.

valle-de-los-templos.jpg

9. Lo que te gusta no es caro ni barato: lo puedes pagar o no.

Esta enseñanza la aprendí hace ya algún tiempo al descubrir la gran importancia que tenía, no sólo los ingresos de los que puedes disponer, sino el saber organizarlos para aspirar a cumplir ciertos sueños. En lo que respecta a viajar, no creo que haya viajes caros ni baratos, sino la capacidad de saber organizarlos en función de lo que te gustaría, y la planificación económica en el tiempo para conseguirla. Taormina tiene alojamientos que en agosto no bajan de los 140€ la habitación doble. ¿Existen otras opciones? claro: pensiones, campings, intercambio de casas, couchsurfing

¿De verdad crees que para viajar por el mundo necesitas mucho dinero? ¡Claro que sí! si tu idea es hacerlo sin contar cada euro que te gastas. ¡Claro que no! si te va compartir espacios, dormir en una tienda de campaña o comer cada día un bocata y latas del super. Después de visitar varias islas, sí me parece importante contar entre los gastos con el alquiler de un coche para tener mayor libertad de movimiento y posibilidad de cambio de planes.

amoremio-sicilia.jpeg

10. Si no vas más de diez días, no pretendas verlo todo.

Recuerda que las vacaciones son para principalmente dejar el estrés a un lado. No hace falta verlo todo en un día, ni todo en un viaje. Selecciona, tómatelo con calma y deja lugares, monumentos y playas para volver en otra ocasión. Yo no había sido partidaria de repetir destinos, pero no se trata de los destinos, ¡sino de las experiencias! la compañía, la estación del año y todo lo que la vida te ofrece para no dejar de sorprenderte.

juntos en el Etna.jpeg

Ahora sólo te queda mirar tu calendario, consultar todos mis enlaces y crear tu propio viaje. ¿Otra vez que no tienes pasta ni tiempo? ¡Ponte las pilas para planearlo y haz que sea posible en algún momento! ¡Felices vacaciones y buen viaje!

>> Para ver más fotos sobre nuestra experiencia visita mi Instagram: SandrixCamara

Persianas, felpudos y otros desvaríos

El pasillo, la madera y unos pasos sobre su cabeza que inquietos hacían retumbar el techo con una prisa habitual. Uno, dos, tres… puerta cerrada y el silencio. Sabía que ya no había nadie más en toda la planta de arriba y eso le aliviaba.

El pasillo, la madera y la luz deslizándose por la pared como una caricia imperturbable. Septiembre y las plazas. Un salón hueco, prisión de tantos sonidos que se fundieron para siempre en cada recodo de los muebles y en la última gota de pintura color marfil. Se incorporó del sofá y volvió a mirar el suelo de madera, la longitud del pasillo… antes de dirigirse a la puerta, tomar la primera chaqueta del perchero y salir a respirar.

En la calle el aire estaba viciado, un fuerte olor a agua estancada y podrida le llegó del otro lado de la acera, donde el río acumulaba un espesa capa de espumaba verde, insectos y la rabia incontenible de los transeúntes que en un inapreciable gesto decidieron volcar sus miserias bajo el puente y por fin dejar de fingir. Aceleró el paso y se dirigió a la alameda donde nadie le esperaba. Hoy pasearía solo.

De repente, un chasquido de persiana le hizo levantar la vista. Sobre él, en el edificio más cercano, alguien había abierto la ventana para dejar entrar los últimos matices de luz de la tarde y, para su sorpresa, quien estiraba su cuerpo para saludarlo desde arriba era Matías, su profesor particular de batería, que ya le había comentado alguna vez lo cerca que vivía de su casa.

Jonás! Qué sorpresa, amigo, ¿a dónde vas? ¿Bajo y nos tomamos una birra?

– ¡Matías que gracia! pues había salido a caminar sin sentido ni destino. No te voy a decir que no. ¡Te espero!

Y fue así como Matías se cambió los calzoncillos de hacía dos días en 7 segundos, olió si su camiseta era apta para meterse en un bar y optó por sustituirla por una limpia y se metió los vaqueros grises y las zapatillas en un total de un minuto y siete segundos.

Jonás, lo esperaba en el portal.

Al salir, Matías llevaba el pelo como el felpudo gastado de cualquier vecina del quinto, por lo que Jonás no puedo evitar mirarlo con un inoportuno movimiento de cabeza que Matías notó rápidamente:

– Lo sé. Esta vez me he pasado. Me corto yo mismo el pelo y mientras estaba en ello el otro día se me atascó la maquina de cortar y se produjo este estropicio. ¿Tan mal estoy?

– Jajaja – rió contenidamente su amigo – No hombre… el pelo crece! Además las chicas lo primero que miran de un tío son sus ojos y su culo. No sufras.

Matías torció la boca poco convencido antes de replicar: Bah, mi belleza está en el interior, en el interior del pantalón.

Y ambos se miraron perplejos para soltar dos sonoras carcajadas esta vez sin ningún tipo de pudor.

 

 

Para los que no se enteran de que va “lo de la Escuela Oficial de Idiomas”

Participo en la difusión del problema que tenemos en la Escuela Oficial de Idiomas de Granada y no siento ninguna vergüenza. Sin embargo, me preocupa descubrir la falta de información que tienen tantos ciudadanos y cómo algunos medios y políticos focalizan la problemática en un sólo motivo, capricho de unos pocos.

Me parece importante destacar algunas cuestiones que, tras el seguimiento que hago como alumna y ciudadana, me da la sensación de que resultan confusas para quienes se acercan a nuestras reivindicaciones:

  1. Una Escuela Oficial de Idiomas es un centro público para facilitar la enseñanza de lenguas en diferentes niveles. Hoy día para obtener tu título universitario te exigen el B1 de una lengua no materna como mínimo y para acceder a ciertas oposiciones o que te llamen para una entrevista de trabajo el B2 es un requisito indispensable.
  2. Para conseguir estos títulos, imprescindibles ya para tener oportunidades laborales, puedes apuntarte a una academia y pagar sus tarifas de formación o matricularte en la Escuela Oficial de Idiomas de tu ciudad y con un ÚNICO PAGO ANUAL MUY ASEQUIBLE estudiar la lengua que elijas. (Mi matricula fue de 75€)
  3. Nuestra Escuela llegó a Granada en 2005, mientras en otras ciudades llevan años activas. A lo largo de estos 13 años no ha contado con ningún centro propio sino que ha sido ubicada en espacios compartidos como el IES La Madraza o el IES Francisco Ayala. >> Más sobre el histórico de prensa local aquí
  4. Se han destinado miles de euros para tener una sede propia y durante este tiempo ni se ha conseguido un centro propio en condiciones dignas, ni se ha justificado en que se ha invertido el dinero.
  5. Desde primavera la delegación de Educación decidió trasladar la sede al centro en que se ubica actualmente en la zona Norte, sin resolver previamente todos los problemas que cuenta el edificio de aislamiento, espacio, zonas de aparcamiento, acceso en transporte público y seguridad. Y SIN ESCUCHAR a los organismos públicos y comunidad educativa que no estaban de acuerdo con esta decisión.
  6. Desde que comenzó el curso además de sufrir los problemas de acceso en transporte público y las deficiencias del edificio se han producido agresiones, acoso sexual e intimidaciones a alumnos y es desde ese momento desde el que se incrementan las reivindicaciones para que la Escuela Oficial de Idiomas, donde estudiamos muchos pero donde podrían estudiar todos los ciudadanos y obtener sus títulos de forma más económica, se sitúe en un lugar ACCESIBLE, SEGURO y de CALIDAD.
  7. No puedo más que indignarme doblemente cuando veo cómo se MANIPULA la información en redes sociales, medios y portavoces políticos, que reducen nuestro problema a que somos solo unos cuantos los que no nos gusta la zona norte y “demonizamos” el barrio con nuestras protestas. Tal como lo expresaba ideal en su edición impresa y en la que hubiera sido positivo que especificaran a que se refieren con “un poco de sensatez”.ideal eoi.jpg

Permítanme que esto quede de una vez bien CLARO:

  • No somos un puñado de alumnos caprichosos. Somos una comunidad educativa de alumnado, profesorado y un grupo de organismos públicos.
  • Nuestra reivindicación abarca numerosos aspectos y reducirlos a uno sólo es irresponsable e irrespetuoso. La zona norte sufre problemas de seguridad y nadie que denuncie agresiones estigmatiza nada. Hay que denunciar y comunicar que se rajan las ruedas de los coches, se apedrea la línea de autobús que llega hasta allí, se intimidad y acosa sexuamente a los alumnos y se atraca y roban coches y motos. Los problemas de un barrio desfavorecido de la ciudad no son responsabilidad de los estudiantes de una Escuela de Idiomas, sino de los organismos con esas competencias. ¡Basta ya de manipulaciones!
  • Los problemas del centro actual deberían haberse resuelto antes del traslado con plazos y acciones concretas a cumplir, no con discursos difusos basados en que ya mejorarán las instalaciones y se pondrán más líneas de autobús.
  • Actualmente hay mayor absentismo de alumnos que van a clase y muchos de ellos no asisten por miedo. ¿Qué es necesario que ocurra para que se nos escuche? Y mucho más que todo eso: ¿Dónde está el dinero adjudicado para la sede de la EOI? ¿Por qué se desoye las opiniones en contra de estar en este centro de los verdaderamente implicados? ¿Por qué se espera a que ocurran los incidentes? Y lo peor de todo… ¿Por qué hoy por hoy la delegación de Educación sigue inamovible en su sentencia del no traslado?

Numerosas veces me pregunto en cómo dormirán tranquilos tantos políticos que ni escuchan las necesidades de sus ciudadanos, ni buscan un consenso que dé solución a tan importantes demandas. Me pregunto en qué momento del camino los políticos, dejaron de vernos como personas y pasamos a ser una cifra en un documento más o menos conveniente a sus intereses particulares.

Dejadme que os anime a no acostumbraros a la indignación, la injusticia y la desesperanza. Porque todos los que están en política no son iguales y porque no somos tontos. ¡No permitáis que manipulen vuestra conciencia porque ningún alumno que denuncie y proclame una agresión por ir a estudiar a la escuela de idiomas debe ser acusado, sino apoyado! Nadie que se movilice por una gestión pública para todos los ciudadanos va a ser perseguido. Luchar por tus derechos no es un delito que debe ser castigado. ¡Despertad y poneros en marcha!

Síguenos en Facebook | Twitter | Blog

Y si quieres apoyarnos FIRMA aquí.

Ansia

La arena en la garganta me impide hablar normal. Grito o me hundo en el silencio. Bloqueada. Nada de palabras equilibradas. Antes pronunciaba más despacio, masticaba mejor, paseaba con un pie delante de otro, a corta distancia… hasta que algo que no recuerdo ocurrió y me empujó a vivir acelerando las marchas hasta llegar a quinta. Ansiedad, le llaman. No sé qué enfermedad de nuestro siglo. Será.

Es cierto que son pocas las personas las que se manifiestan lentamente, escuchando con atención y mirándote a los ojos. Ya es tan extraño que ocurra que se ha convertido en un suceso paranoramal. Con lo reconfortante que es, ¿verdad? que te miren, te escuchen, te acaricien sin prisa y te lleven a caminar sin un lugar al que llegar.

Casi son sueños. Hasta soñar, se vuelve ansiedad.

La filosofía como paja mental

Después de algún tiempo me ha dado por leer un librito de filosofía que me encontré en la tienda de revistas del aeropuerto de Málaga y que me llamó mucho la atención. Bajo el nombre de Ética humana se me presentaba una edición finita y asequible sobre cuestiones que me interesan mucho: los caminos.

Caminos personales, cargados de incertidumbre, que tomamos, dejamos o ignoramos y que nos llevan hacia algún lugar por explorar. Preguntas que desde pequeña me quedaban grandes pero que a mí ciertamente me inquietaban: ¿Por qué vivimos? ¿Se acabará el mundo? ¿Cuál es el sentido de la vida?

Respuestas hay tantas como ninguna, pero ese desasosiego siempre lo siento latente en mi vida y me convierte en eterna buscadora. ¿A ti no?

La lectura es un poco técnica, pero comprensible para quienes no es la primera vez que accedemos a textos más profundos. A través de ella, he desempolvado reflexiones con una curiosidad y entusiasmo que ya había olvidado.

c3a9tica-humana.jpg

En capítulos breves y concretos nos enfrentamos a cuestiones, tal vez incómodas, sobre las que decidir si incorporarlas a nosotros o considerarlas una paja mental.

20170826_145000.jpg

Como las pajas mentales que nos hacemos a lo largo del día son muchas y variadas, yo opto por sustituir algunas demasiado basurilla, por otras como ésta, ya que, por experiencia, siempre te llevan al discernimiento y a adquirir algún pequeño aprendizaje útil y lleno de lucidez. El capítulo 7 habla de la responsabilidad de una manera tan fantástica que deberían enseñarlo los padres a los hijos y los maestros en las escuelas. Aunque, tal vez, deberíamos los adultos aprenderlo primero.

Al final se trata de llevarlo a cabo, esa difícil tarea que implica siempre incorporar un nuevo hábito en la vida: hacer más ejercicio, comer mejor, leer más, elegir la ética como camino… Seguramente no lo conseguiremos, ya que los mismos propósitos siempre se repiten cada inicio de curso y año nuevo. Sin embargo, algo se reajusta en nuestro cerebro aunque ni lo creamos ni lo percibamos. Menos es nada.

15 Recomendaciones para Nueva York

Tras mi primera experiencia visitando Nueva York y escribir una especie de diario de viaje en Facebook con las fotos de cada día, me gustaría aportar información útil para quiénes estéis pensando en viajar a la capital del mundo.

Esto es lo que he aprendido durante mis días allí:

    1. Viajar a New York es caro, pero no imposible. Si te propones ahorrar durante un tiempo y compras los billetes con antelación puede hacerse. Lo más recomendable es sumar todo lo que vas a necesitar para hacer un viaje en condiciones, sin grandes lujos, pero sin penurias, y proponerte ir guardando ese dinero. Esto quiere decir que pienses que una vez allí todo vale el doble, pero que ya que estás no vas a dejar de visitar al menos un museo, una azotea para ver la gran ciudad y comer algún día algo más que perritos y trozos de pizza.
    2. Hay un vuelo directo desde Málaga con la compañía Delta que es una maravilla. Te tratan como a reyes y te dan la opción una vez que vas hacia allá, de viajar al día siguiente y como compensación te pagan hotel y te regalan 1.000 pavos en billetes de avión con ellos. Tienen vuelos también en Europa. Si hacéis bien la jugada, cogeros el billete para una fecha, y el alojamiento en Nueva York para el día siguiente, así podréis decir que sí a la propuesta y no perder el alojamiento de allí. Ganaréis 1.000€ en billetes! Esto lo hacen porque venden más asientos de los que tiene el avión jugando con un margen de gente que luego no aparece o cancela su vuelo. Por eso, como seréis más que asientos disponibles, ofrecen esta opción a quien voluntariamente quiera quedarse. Nosotros quisimos hacerlo a la vuelta, pero parece ser que es sólo con la ida.
    3. Si te mola la TV americana, sus programas y sus periodistas, visita los estudios de la NBC. Están en el Rockefeller Center y hay rutas en español, pero éstas tienen solo unos días y hay que reservarlas. Cosa que nosotros no sabíamos y nos metimos en un tour en inglés. Para esto tienes que ser un poco friki del tema, porque si no, no te dirá demasiado ver los estudios de los programas americanos más famosos o cruzarte con alguno de sus presentadores. Con este ticket te dan la opción de asistir como público a la grabación del programa de ese día Saturday Night Live. Nosotros no pudimos porque a la misma hora ya teníamos una reunión de trabajo, así que nos perdimos la posibilidad de ver en directo a Jon Hamm!

4. Una azotea para tomar un mojito o cualquier cóctel de la muerte la encuentras en la 5ª Avenida 230. Se trata de una terraza espectacular que te sitúa en frente del Empire State y te ofrece una vista 360º de Nueva York. Abre desde las 16:00 y es mejor ir pronto que tarde porque casi siempre hay un evento privado en una de las zonas y la que queda para el público se llena enseguida. Subir es gratis y las bebidas no son tan caras. El mojito me costó 11€ cuando en un chiringuito de Marbella me pedían 12€. ¡No os perdáis esta experiencia!

230-fifth.jpg

5. Para el paseo en bici por el Central Park encontraréis a un montón de tipos en la calle ofreciéndote sus tarifas. Asegúrate de que coges la buena y no una clavada para guiris, porque nosotros no estamos muy seguros de si 50 dolares los dos por 3h no era demasiado. Pero es lo que cogimos. Menos tiempo es una tontería, porque no te da tiempo a nada. Aquello es enorme y con tres horas puedes hacer una ruta circular y parar algunas veces a tomar fotos, pero nada más. Si la idea es dar una vueltecita por el parque olvídate de las bicis. Date un paseo a pie, recuerda que quizás pienses que se parece mucho al Retiro de Madrid y que solo vas a ver una milésima parte de todo lo que hay.

6. Cuando estés por la zona de Central Park, tienes a mano el mejor sitio de todos para comer comida estupenda a muy buen precio, en relación al resto de opciones. Está en la planta sótano del Columbus Circle, un centro comercial que verás muy fácilmente. Se trata de un super mercado gigante con una zona para catering. Puedes elegir entre una enorme variedad de buffet libre y pagas al peso. Todo está buenísimo y aquí la comida basura no existe, podrás disfrutar de cientos de ensaladas, frutas y carnes super ricas. Cuando veas latas con sabores a sandía, mango o cosas así, no caigas en la tentación. ¡Están malísimas!

7. Depende del tiempo que tengas y lo friky que seas ir a Philadelphia puede ser una gran idea. Está a una hora en tren desde Penny Station y puedes ir y venir en un día, aunque solo sea para subir las escaleras de Rocky y entrar en el Museo de Arte de Philadelphia que es maravilloso. Cada sala recrea un país y época artística y encuentras pinturas de Van Gogh, Monet, Goya y otros tantos. Para mí uno de los mejores museos que he conocido porque, además, no es excesivamente grande y no te da tiempo a saturarte.

museo de arte philadelphia.jpg

8. Supongo que entre las ideas del viaje, estará ver la Estatua de la Libertad. Haces muy bien, porque ni decepciona tanto como dice la gente, ni es tan pequeñita. A mí me gustó mucho. Las audio guías en español están muy bien depende de la paciencia que tengas. A mí me gustan a medias porque me canso enseguida. Son tan detalladas y lentas que no puedo esperar. Después de escuchar las dos primeras descripciones me olvido de ella y me pongo a hacer fotos y a disfrutar. Eso ya depende de tus gustos. Pero existen en todos los sitios a los que vayáis. Nosotros no reservamos la entrada, pero si tenéis mucho interés en subir a lo alto de la estatua, entonces sacaros el ticket con antelación.

9. Si la Estatua de la Libertad es una visita obligada, debe serlo también Ellis Island. En ella encontrarás el centro donde recibían a las oleadas de inmigrantes que llegaban a EEUU a principios del siglo XX. No pienses en un aburrido museo porque es toda una experiencia. Desde que entras te hacen sentir como un inmigrante recién llegado y te van guiando por todos los procesos que entonces pasaban los que venían allí. Aquí sí que tienes que hacerte con el audio guía o no tendrá ningún sentido tu visita.

ellis-island

10. Cuidado con los taxis. No sólo tenéis que subiros siempre en los amarillos que vemos en las películas, sino que aún así no deben notar demasiado lo turistas que sois y siempre dad una dirección concreta. Si decís una zona o algo muy indeterminado os darán vueltas sin parar mientras sube el taxímetro como quien no quiere la cosa. Recordad: dirección concreta: calle y número o esquina. Depende de la distancia a recorrer no son tan claros respecto al metro, que sale cada billete por 3.50 dolares.

11. Cruzar el puente de Brooklyn es otra obligación, pero hacedlo en condiciones. Esto es: os cogéis un metro hasta allí, cerca del atardecer y lo cruzáis hacia Manhattan mientras se va poniendo el sol. Esto es válido para cualquier otra actividad que implique tener unas vistas de Nueva York, como subir a la azotea del Rockefeler Center o del Empire State.

12. La vida de los neoyorkinos hay que buscarla un poco porque en las zonas que todos queremos ver hay millones de turistas y llega un momento, que entre ellos y todas las referencias televisivas de la ciudad que tienes, te da la sensación de estar en un parque temático. Investiga un poco más buscando recomendaciones de quienes sean o vivan allí y colaros en la New York más auténtica. Nosotros paseamos por una antigua vía del tren que han convertido en miniparque que nos llevó a una zona de bares muy molona. Había turistas, porque es imposible ir a un lugar que nadie conozca, pero la proporción de ciudadanos de allí sube notablemente. Al terminar el recorrido tómate una hamburguesa en el Buby’s NYC porque el sitio es chulísimo!

parque via tren.jpg

13. Union Square, el nuevo centro tecnológico que quiere reemplazar a Sillicon Valley ss una plaza genial con la librería más famosa de la ciudad y un farmer market que te inunda los sentidos con sus puestecitos de fruta y verdura. Cerca de la zona, por Brodway Avenue, está la tienda de disfraces de Halloween más grande del mundo: Halloween Adventure. Como curiosidad, tiene gracia entrar y dar una vuelta. ¡Cualquier traje monstruoso que imagines lo encontrarás allí!

14. ¿Te gusta desayunar salado? Tu opción son los bagels con crema de queso, si pasas de los mega desayunos americanos con huevos, beacon, tortitas y salchicas, que también molan mucho. Los bagels son roscas de pan de diferentes tipos que los tuestan y echan lo que quieras: mantequilla, queso, crema de queso. Con un small latte es el desayuno perfecto! Si lo que te mola es el dulce, encontrarás mil opciones.

bagels.png

15. No quiero dejar de recomendar el restaurante francés Balthazar situado en el Soho que te hará viajar hasta el París más antiguo y contemporáneo. Es una braserie auténtica con una carta de platos tradicionales franceses. Qué pedir? ¡Pato siempre! toda una delicia. Por este barrio viven muchas estrellas de cine, ¡igual te cruzas alguna!

Creo que no me olvido de nada. Pero si aún así os surge alguna pregunta, dejadme un comentario por si os puedo ayudar.

¡Gracias por llegar hasta aquí y buen viaje!

El elefante desaparece

El elefante desaparece. Reaparece en un bólido gris, del tono exacto de su piel, a la velocidad del mar. Lo miran las hormigas. Las hormigas que bailan a la hora del té en giros parecidos al movimiento de la cucharilla que disuelve el azúcar.

Los alimentos desaparecen y las hormigas se vuelven locas y cantan a las cigarras, que comienzan a preocuparse. Aparece el elefante, esta vez en una vespino verde como la hierba. Con la trompa alzada, se inclina majestuosamente ante el hambre de las hormigas, y las cigarras y el universo. Baja de la moto y se recuesta. Y el sol los mira. Y los relojes los miran, y el tiempo derrite la piel gris del elefante. El elefante que se muere para servir de manjar a quienes morirán de hambre. Que no serán uno como él, que serán cientos y miles.…

y así fue cuando unos comenzaron a comerse a otros.