Sin sangre

Estoy muy cansada. Creo que los dos tubitos de sangre que me han sacado esta mañana se han llevado la pequeñita energía con la que ando funcionando estos últimos días. Estoy agotada y eso que desayuné muy bien!

Nos deberían hablar más de la energía. Hablar bien, didácticamente, me refiero, no en plan sectario ni delirante: que si el cosmos, la energía universal y no sé que cosas más decía Coelho. Ahí que ver este hombre lo seductor de mentes que se volvió y lo coñazo que resulta ahora. Bueno, a mí, claro.

Yo pensaba en la energía esa real. La que existe por física y se mueve de aquí a allá. Que nos contaran cómo es la nuestra, qué hace, para qué sirve y qué podemos hacer con ella. Porque energía tenemos, no hay más que quitarse un jersey de noséqué material en la oscuridad y ver los “rayos” que desprende, acercarse a una piel desnuda y sentir lo calentita que está o notar la electricidad al tocar algo. En fin, que energía tenemos por dentro y por fuera y seguro que si aprendemos a utilizarla, descubrimos cosas más que interesantes.

Yo ahora no tengo, así que me voy a buscarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s