Diamantes sin brillo

A las amigas que nunca consuelo (entrada de un antiguo blog. Septiembre 2005)

¿Qué va a ser de las mujeres del 81?
¿Qué será de los hombres?
Hermosos cuerpos y largas vidas se extinguen antes de nacer y la mano inquisidora que las ahoga aprieta cada vez más fuerte consiguiendo disfrutar de la agonía, creyéndose verdugo y mártir.
Hay niñas dentro de cántaros herméticos que levantan la voz y piden muñecas, piezas de contrucción y hasta pelotas de goma.
Las chicas de mi tiempo suicidan su futuro porque quieren, porque conscientes se vuelven inconscientes, porque no saben y no las enseñaron. Porque tal vez tampoco quieran aprender.
Ellas que son trozos de espejo de alguna parte de lo que fui y de algún momento en el que también temblé de frío, no llegan a darme lástima. Ellas que de hermosas se vuelven feas y de listas estúpidas, lejos de conmoverme me irritan y a pesar de todo las amo con cierto pesar porque sin quererlo entre todas somos una. También yo.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s