La ilusión de la palabra

A algunos sólo nos queda la palabra y sin embargo, vivimos como si nos la hubieran arrebatado, porque son demasiadas las veces en las que no se sabe qué decir. Los que naufragamos por la vida amarrados a las palabras como si fueran flotadores destinados a salvarte, ignoramos que nada existe más allá del sencillo trazo redondeado o el imperceptible hilo de voz. Confiamos que en ellas sobreviviremos al silencio rocoso que mastica la gente que tiene tanto por decir y sólo se atreve a mirar al suelo o tararear una vieja canción. No sabemos y olvidamos que los vocablos perfectos son también un sueño deshilachado, y que no siempre expresan, ni transforman, ni abren caminos. Nos negamos a creer que tampoco ellas nos protegerán de los puntos suspensivos, los prolongados paréntesis o la interrogación y que viviremos por siempre como aves que emigran de una estación a otra en busca de la felicidad.
En ocasiones, la falta de fe es la que nos salva.

Anuncios

3 comentarios en “La ilusión de la palabra

  1. Erato dijo:

    Con esa última frase me quedo hoy. Es tan difícil creer a veces en las cosas…Pero ¿Sabes? Aunque las palabras sean trampas, ilusiones que se evaporan o pompas de jabón que desaparecen rápido, estoy segura que del lenguaje a veces nacen o permanecen emociones difíciles de traducir.Un hilo de voz casi imperceptible puede hacer más eco que un grito. Gracias por tus palabras de hoy y lo demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s