Deseos que se cumplen

Fuente: Pinterest: Milla Mikra


Que los seres mágicos existen no es algo que haya dejado de creer desde que soy niña, sino una experiencia continua en mi vida de personas que se cruzan en ella para convertirse en ángeles o hadas madrinas.
Cuando esto me ocurre no puedo dejar de conmoverme, porque no encuentro explicación alguna a “por qué a mí” y una incontrolable gratitud me invade por dentro cuando la vida me regala a personas como Celia, Maite, Inmaculada, Pepe o Maripi, entre alguno que otro más.

Tener un pequeño ángel en vida que vela por la salud de tu corazón ya es un regalo a valorar y cuidar día tras día. Pero cuando el milagro se sucede, una, dos, tres y quién sabe cuántas veces, no puedo contener alguna que otra lagrimita de emoción. Soy quien soy en una medida muy alta por lo que personas mágicas y preciosas consiguieron hacer de mí tendiendo la mano en incontables ocasiones, escuchando mis tristezas otras cuantas y lanzando importantes verdades de esas que duele escuchar pero sin las que es imposible seguir creciendo.

Alguna vez lo he dicho, en mis continuos discursos cursis sobre el amor, pero el amor se expande en tantos rincones, que la mayoría de las veces los pasamos por alto, obsesionados como nos volvemos con el amor de pareja. Volvemos éste tan exclusivo, que dejamos atrás el resto de amores indispensables en la vida de todos para nutrirnos como seres completos, multidimensionales y con espacios reservados a todas las personas que finalmente nos conforman.

La nueva hada madrina que se ha cruzado en mi vida se llama Maripi y con su sonrisa amplia y su generosidad llega a mi vida con una varita mágica con la que ir concediendo los deseos que apenas me da tiempo a formular. Este post va dedicado a ella, por creer en mí, trazarme nuevos caminos, abrir horizontes, transmitir alegría, escuchar y formular la inesperada frase que hace que lleve sonriendo tres días: “He encontrado el piso perfecto para ti”. Y ha sido verdad.

La vida me regala el ático de mis sueños. Si es tiempo de mudar la piel, yo lo haré en una terraza bajo las estrellas con la Alhambra y Sierra Nevada como testigo de mis sueños. Yo también me mudo 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s