Nena: Tú a las rebajas y yo al fútbol

Hay dos cosas que después de ver el nuevo spot del Granada Club de Fútbol me han quedado muy claras:

1. Parece ser que no tengo sentido del humor.

2. Los responsables de la campaña han demostrado una gran profesionalidad al ofrecer un producto adaptado a su público objetivo. Y eso, se mire por donde se mire, es signo de conocer muy bien a tu target.

Que a estas alturas del mundo sigan desarrollándose campañas cuyos argumentos principales dejan entrever un fétido olor a machismo unido a la ridiculización del hombre y a los manidos conceptos a los que se asocia el fútbol, me producen una inevitable o yo diría que, natural, indignación en mi condición de mujer y hasta de periodista.

Sirvo la polémica en mi cuenta de twitter cuando manifesto mi incredulidad ante un anuncio en los que los hombres vagan como zombies tras unas ocupadas esposas que invierten su tiempo en las frenéticas rebajas y que se dedican a aparcar a sus maridos en la puerta de las tiendas para que no les molesten en su fantástica tarea de comprar. El mensaje: la pasión del fútbol a ellos les salva. Por eso, nada mejor que abonarse al club de fútbol granadino para recuperar la ilusión.

Más tópicos imposible: Mujer histérica, superficial y controladora; y hombres cuyo único sentido de la vida es el fútbol, de personalidad sumisa ante su esposa dominante.

Seguramente este análisis os resulte a muchos desmesurado y caigais también en el discurso fácil de decir que “ya estamos aquí las feministas sin sentido del humor”.

Sí, soy feminista. Y quien entienda el significado de este concepto, es probable que la primera reacción espontánea que le salga sea felicitarme: porque el feminismo (de nuevo luchando contra tópicos) no es una guerra contra el hombre, ni la actitud de superioridad sobre él. Se trata de la acción hacia la igualdad en derechos y obligaciones de todos y todas, empezando por lo laboral y continuando con el lenguaje, por mencionar algo.

Y no, no me hace ni una pizca de gracia que se empleen medios de difusión para promover conceptos arraigados en toda la sociedad de discriminación a la mujer o al hombre. En este caso además hacia ambos lados. Me hacen gracia muchas otras cosas que sí me parecen divertidas, incluso de partes negativas de uno mismo que encuentran la mejor manera de combatirse en el humor. Pero, ¿en el fomento de valores y discriminaciones? En absoluto. No me río lo más mínimo. Me parece lamentable, denunciable, si nos ponemos.

Pero son mayoría las voces masculinas y femeninas las que por Twitter me han señalado por feminista (como un gran insulto) o por no saber reirme de las cosas (como una amargada) Y es curioso que en absoluto me molestan, es más me proporcionan un material de documentación muy ilustrativo para constatar lo que el público quiere.

Me avergüenza que Granada siga en estos parámetros tan arcaicos y facilones, no solo por mostrar una deprimente falta de criterio, sino por descubrir el déficit de creatividad e innovación que se muestran en este tipo de campañas. Tal vez podíamos aprender de Coca Cola y su magnífico spot también sobre fútbol. Pero si lo que los granadinos buscaban era que se hablara de ellos y conseguir viralidad en las redes, sin duda merecen todo el reconocimiento. “Eso, eso: que se hable de mí, aunque sea malo” Por ese camino, seguro que seguimos siendo de primera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s