Yo también…

Lo pienso a menudo. Incluso durmiendo o cuando menos me espero en la ducha, al pasear o morder una galleta.

¿Por qué ya no escribo?

Y me salen hasta una o dos excusas.

Una. Estoy cansada de ordenador, después de trabajar horas con él cada día. ¿Por qué no inventarán cuadernos que al escribir manualmente se transformen directamente en post? Igual existen…

Dos. No sé qué decir. Y sobre todo… ¿para qué decirlo?

La pregunta se invertía en formato positivo a ver si ayudaba con la reflexión: ¿Por qué antes escribía?

Empecé para desahogarme, continúe para experimentar el mundo de los blogs que me fascinaba con sus formatos, opciones y diseños. Seguí para crear una marca personal como periodista que se reinventaba a la comunicación digital y aportar a quienes estaban en la misma situación que yo. Y paré.

Ha sido hoy, en mi último día con 34 años, tras leer un artículo de opinión en la prensa granadina cuando me he dado cuenta. Me ha fascinado el planteamiento del articulista sobre los libros y el lenguaje y he agradecido que la difusión del pensamiento haga que lectores como yo reflexionen, aprendan o simplemente disfruten.

Escribir enriquece a quien te lee. Existe la posibilidad al menos. No escribir deseándolo es un homicidio.

¿Acaso alguien puede llegar a un blog como este perdido en los resultados de Google, olvidado en las profundidades de la red?

Las palabras me configuran desde niña. No quiero suicidarme. Hubo un tiempo en que me perdí. Quizás me encuentre pronto y lo notéis.

 

Anuncios

2 comentarios en “Yo también…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s