Yo no iba a Ruido Rosa

Yo no iba a Ruido Rosa. Es la verdad. Pero mis amigas sí, no sólo por saborear en sus cervezas la música que amaban, sino porque aquel lugar y su historia formaban parte de ellas. Chicas morenas, castañas, simpáticas, altas o bajas y ruideras.

Lo comprendí las pocas veces que también yo compartí un botellín al ritmo de algún acorde pegadizo que hasta arrancó mis ganas de bailar frente aquel chico guapo que terminó por besarme.

Hoy estoy triste. Porque la sucesión de decepciones te hacen culpar a la primavera, a la vida y a este mundo de mierda que se empeña en seguir aplastando los sueños y las ganas. Las canciones y los movimientos libres que siempre se resisten.

Cambiamos de estación con desesperanza y rabia. Con la piel desgastada y sin saber dónde mirar. Acumulando ausencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s